Construyen baños públicos sobre un cementerio armenio en Turquía. Comunicado de Garo Paylan



El alcalde de facto de la localidad de Edremit, en la provincia de Van, Atif Cicekli, hizo construir baños públicos y vestuarios sobre el antiguo cementerio armenio de esa región, en la que ya había quitado de la vía pública cartelería oficial en idioma armenio y kurdo y cambiado nombres de calles, avenidas y plazas, reemplazándolos por nombres de nacionalistas turcos.





Cicekli había sido designado en ese puesto a dedo por el gobierno turco en septiembre de 2016, en reemplazo de los coalcaldes Sevil Rojbin Cetin y Abdulkerim Sayan, ambos de origen kurdo, electos por el voto popular y pertenecientes al Partido Democrático de los Pueblos (HDP), quienes además de haber sido depuestos del cargo fueron arrestados por defender los derechos de los kurdos, como ha sucedido en más de cien alcaldías gobernadas por HDP, agrupación que utiliza un sistema de coalcaldía de un hombre y una mujer como método de paridad de género.

Ante esta nueva afrenta realizada en el cementerio armenio, el diputado del parlamento turco, Garo Paylan, de origen armenio y miembro del HDP, emitió el siguiente comunicado, difundido a través de la página oficial del partido: http://www.hdp.org.tr





A los medios de prensa y a la opinión pública:

Nos hemos informado a través de la prensa que el funcionario del Estado que reemplazó a los coalcaldes de Edremit, provincia de Van, hizo construir baños públicos y vestuarios sobre el cementerio armenio que se encuentra al lado de Dilkaya Hoyugu.

Ante todo quisiera señalar que Dilkaya Hoyugu es un lugar que tiene 3 mil años de historia, desde la civilización de Urartu, y como patrimonio histórico debe estar protegido celosamente. Hace cien años los armenios vivían en esta zona, que era conocida como Khorkom, donde se encontraba el monasterio, el cementerio y muchos valores históricos para los armenios.

Cuando observamos la política del Estado hacia las minorías, este tipo de actos irresponsables lamentablemente no nos sorprende. Desde hace mucho, los valores y bienes culturales históricos de las minorías son apropiados por el Estado para ser eliminados. Por esta razón, en cada esquina de Turquía podemos encontrar una iglesia o una escuela de las comunidades no musulmanas que se transformaron en mezquitas, gimnasios o salas de cine.

Pero a pesar de todo, esas construcciones no eliminaron el valor original de dichas obras históricas, que siguen significando mucho para las minorías. El Estado ha dejado muchos valores culturales sin cuidar y a la intemperie a propósito, quedando a merced de saqueadores. No dejan en paz a los pueblos que vivieron en esta zona desde hace siglos ni en sus cementerios durmiendo bajo la  tierra.

El acto del funcionario puesto en la alcaldía de Edremit es una falta de respeto a la herencia cultural de los pueblos de la región. También forma parte de la costumbre de la destrucción de valores y bienes culturales, que se ha agravado desde hace un siglo.

 

Condeno a los funcionarios que cometieron esta falta de respeto al cementerio armenio y a otras obras históricas y llamo a todos los responsables del Estado a tomar iniciativas y acciones concretas para proteger nuestro patrimonio cultural histórico.

Garo Paylan
Diputado del Partido Democrático de los Pueblos (HDP)
2 de agosto de 2017

 


Fecha de publicación: 2017/08/03
Publicado por: centro armenio Categoría: Comunidad Armenia  

¡Compartí!


Facebook Twitter Google