Genocidio Armenio



Genocidio Armenio

El Genocidio Armenio fue un plan de exterminio sistemático de la población armenia llevado a cabo por el Imperio Otomano a partir de 1894 y que tuvo su período más virulento entre 1915 y 1923, bajo el gobierno de los “Jóvenes Turcos”. El objetivo era terminar con la presencia armenia dentro de los límites del Imperio Otomano, luego Estado turco.

 

Se trata de un crimen impune de lesa humanidad que el Estado de Turquía aún se niega a reconocer y reparar.

 

En el multiétnico Imperio Otomano la gran mayoría de la población era musulmana. Había una minoría de cristianos, particularmente armenios y griegos, que eran considerados ciudadanos de segunda clase; carecían de derechos políticos y estaban excluidos del aparato estatal.

 

En el siglo XIX, en consonancia con las revoluciones europeas, la minoría armenia comenzó a reclamar ciertas reformas administrativas en el interior del imperio. Estas pretensiones tuvieron como respuesta las primeras matanzas entre 1894 y 1896, organizadas por el sultán Abdul Hamid, que costaron la vida de 300 mil armenios.

 

Pero a comienzos del siglo XX, entre los propios turcos comenzaron a surgir movimientos que pretendían democratizar el régimen. Estas manifestaciones de oposición al sultán eran dirigidas por jóvenes intelectuales turcos que luego conformaron el partido de los “Jóvenes Turcos”, con inclinaciones liberales y cuyo objetivo era deponer al sultán para establecer un gobierno parlamentario. Las minorías armenias vieron en estos movimientos una posibilidad de lograr las tan ansiadas reformas administrativas que pretendían, y apoyaron sus reclamos.

 

Sin embargo, los “Jóvenes Turcos” tenían un amplio plan de “panturquismo” en la región, con el objetivo de unir a todos los “hermanos de raza”, y en este proyecto los armenios constituían un obstáculo por su ubicación geográfica. En 1914, con el ingreso de Turquía en la Primera Guerra Mundial, comienzan a darse los trazos finales de la concreción del plan para desprenderse de los armenios.

 

El 24 de abril de 1915, el gobierno turco ordena arrestar a los intelectuales, políticos y religiosos de la minoría armenia, quienes posteriormente son asesinados o deportados. Luego se da paso a la persecución y asesinato de las poblaciones armenias en la capital y en el interior del Imperio Otomano, llevándose a cabo una brutal masacre y asesinatos en masa, que son recordados como el primer genocidio del siglo XX.

 

Como consecuencia de este genocidio, la nación Armenia, que contaba con 3 millones de habitantes, es reducida a la mitad, siendo deportados y expulsados de sus tierras los sobrevivientes.

 

Turquía, heredera del Imperio Otomano, aún hoy se niega a reconocer el Genocidio Armenio, que ha sido reconocido por una veintena de países como Argentina, Uruguay, Francia, Italia, Holanda, entre otros.

 

¡Compartí!


Facebook Twitter Google