top of page

Comunicado: En defensa del pueblo de Tavush y la integridad territorial de Armenia

La Arquidiócesis de la Iglesia Apostólica Armenia de Argentina y Chile y el Centro Armenio de la República de Argentina reafirman su adhesión a los reclamos populares y a la firme actitud de la población que, a pesar de las amenazas y las enormes dificultades, sigue aferrada a sus tierras ancestrales y se muestra más que nunca comprometida con la defensa, la seguridad y la consolidación de la Madre Patria.


Esta semana, el Consejo Espiritual Supremo de la Iglesia Armenia, bajo la presidencia de Su Santidad Karekin II, Patriarca Supremo y Katolikós de Todos los Armenios, emitió una declaración de la Santa Sede de Echmiadzin, que reafirmó su llamamiento del 9 de abril al gobierno de la República de Armenia a evitar seguir una política exterior “derrotista” en sus negociaciones con Azerbaiyán.


Declaración del Consejo Espiritual Supremo (7 de mayo de 2024)


Con esta declaración, la Santa Sede de Echmiadzin reafirma su posición previamente expresada sobre la cuestión de la entrega unilateral de territorios de la región de Tavush a Azerbaiyán, y las posiciones inaceptables adoptadas por las autoridades de la República de Armenia en las negociaciones.


Consideramos muy peligrosas las actividades que se llevan a cabo en la región fronteriza de Tavush, bajo el nombre de Delimitación y Demarcación* [ver más abajo]. Estas actividades continúan sin garantías de seguridad integrales e inevitablemente resultarán en nuevas amenazas para nuestro pueblo.


La situación así creada ha inspirado justa indignación entre los armenios de todo el mundo, particularmente entre los residentes de las comunidades fronterizas de Tavush, quienes han respondido formando el movimiento civil “Tavush por la Patria”.


Últimamente, el clero de la diócesis de Tavush, dirigido por el líder diocesano, ha abordado el desafío existencial de la situación en su calidad de ministros espirituales. Según su vocación espiritual, no pueden permanecer indiferentes y callados ante las preocupaciones y necesidades de las personas que están a su cargo. Instamos a todo nuestro pueblo a expresar sus preocupaciones y ansiedades justificables exclusivamente de manera pacífica; mostrar calma y moderación; y abstenerse de realizar acciones ilegales.


Asimismo, esperamos que los servicios encargados de mantener el orden público funcionen estrictamente dentro de los límites de su función estipulada en la ley.


También hacemos un llamado a las autoridades, al emprender procesos encaminados a la paz, a que se guíen por las demandas legítimas del pueblo y busquen enfoques que no aumenten las amenazas a la seguridad ni profundicen los sentimientos de inseguridad e incertidumbre en nuestra sociedad.


Haciendo hincapié en los procesos de Delimitación y Demarcación, afirmamos que estos esfuerzos deben buscar excluir una reanudación de la guerra; devolver los territorios ocupados arrebatados a Armenia; y garantizar la vida segura y tranquila de los asentamientos.


Nuestra dignidad nacional, nuestra lealtad a nuestro estado natal y nuestra herencia de valores sagrados no deben sucumbir a la desesperanza, la intolerancia, la cobardía, la hostilidad o el odio.


La Iglesia Armenia, que no tiene ambiciones de poder político, debe continuar trabajando consciente de su responsabilidad histórica de fortalecer la patria, proteger la identidad y los derechos de nuestro pueblo, promover la unidad y la fraternidad en la vida nacional y contribuir al establecimiento y una paz duradera en la región.


Es nuestra ferviente oración que nuestro Señor en el Cielo mantenga a nuestro país en paz y fortalezca un espíritu de amor, solidaridad y unidad en las vidas de nuestro pueblo.


Amén



댓글


bottom of page